Apurada victoria del primer equipo de baloncesto ante un buen Unamuno

ordizia 21/03/2017 00:14 |0

El primer equipo volvía a la senda de la victoria tras el encuentro disputado el pasado sábado ante el Unamuno vizcaino, eso sí, con más apuros de los previstos.

Los ordiziarras, segundos, con quince victorias, hasta ese momento, se enfrentaban a un conjunto vizcaíno que ocupaba la octava posición con seis victorias menos, lo que indicaba, bien a las claras, que el conjunto dirigido por Mendiluze y Sarasola partía como favorito. Sin embargo, en esta categoría tan exigente, los equipos están deportivamente muy equilibrados y cualquiera puede dar un susto si no se juegan al 100% los 40 minutos de la contienda.

El encuentro no podía empezar mejor para los intereses urdiñas, primer lanzamiento del encuentro, de tres puntos y canasta. A continuación respuesta de dos puntos del equipo visitante. A partir de aquí partido de continuos ataques y defensas por ambas partes, pero con poco acierto de cara a la canasta. La defensa era buena, bien colocados, cada uno con su par y sin dar concesiones. Pero el ataque, no terminaba de cuajar, en ocasiones por precipitación del último jugador encargado del lanzamiento o la penetración, en ocasiones por falta de ideas y podríamos decir que en algunos momentos por falta de concentración.

El conjunto ordiziarra se caracteriza, en su juego, por la velocidad de sus acciones, la buena sincronización en sus pases y los buenísimos fundamentos individuales. No obstante, hay que decir que el pasado fin de semana faltó sincronizar las veloces acciones atacantes. También diremos en favor del equipo que es harto difícil mantener la tensión de juego semana tras semana que venimos viendo en Majori, durante toda la temporada, aunque ganas y motivación no les falte. Al término del primer cuarto los urdiñas mandaban en el marcador por 11 a 7.

El segundo fue de color visitante. Paraban bien los ataques ordiziarras y los del Botxo se adueñaron del rebote atacante, lo que dio opciones a segundas jugadas, para desesperación urdiña. Al descanso la ventaja era del Unamuno; 22-27.

La parroquia urdiña esperaba la reacción de sus chicos, que saltaron a la cancha con intención de responder a los deseos del público. Buen arranque con dos canastas consecutivas, que recortaban la ventaja, pero los foráneos respondieron y mantienen la distancia.

Eran previsibles unos minutos de tensión por el hecho de intentar hacerse dueños de la cancha, pero los del txoko no terminaban de tomar las riendas del encuentro y empezó a aparecer el fantasma de las dos derrotas anteriores. Los vizcainos intentaron, basados principalmente en su juego interior, aumentar la distancia en el casillero sin conseguirlo gracias a la intensidad defensiva del conjunto local, los pivots foráneos no terminaban de dominar la situación. Al finalizar el tercer cuarto el marcador indicaba 39-41.

La última tanda de diez minutos iba a ser definitiva, y no se adivinaba de qué lado podía caer la victoria del encuentro. A pesar de todo, el equipo urdiña salió más centrado, apretó aún más en defensa y en este cuarto sí comenzaron a desbloquear la férrea defensa vizcaina. Los ataques foráneos comenzaban a perder la efectividad demostrada en minutos anteriores y los urdiñas, lejos de bajar los brazos, arreciaban con continuos contraataques y, ahora sí, culminados en canastas de buenísima factura.

El primer empate se produjo a falta de tres minutos para el final, después de que a los bilbainos les temblara el pulso en el lanzamiento de cuatro personales consecutivas sin conseguir el objetivo. En el minuto nueve, faltando uno, los urdiñas dominaban por cinco puntos, 56 a 51, pero, acto seguido, el conjunto visitante redujo la ventaja a un solo punto. Final no apto para cardiacos. Dos faltas personales consecutivas del equipo foráneo dieron tres puntos más a los ordiziarras que parecen respirar a falta de 20 segundos.

En una tarde que había optado por la emoción al límite, todavía hubo tiempo para dos contraataques locales más, y para un triple conseguido por el Unamuno. Al final la victoria se quedaba en casa 61 a 58. Buen resultado para no perder de vista el objetivo de esta temporada; la lucha por el ascenso a la liga EBA.

Derrota del júnior masculino

El júnior masculino, cuarto clasificado, recibía la visita del grupo Emme Oiarso, que aún no había estrenado su casillero de victorias. Los ordiziarras se vieron sorprendidos por la propuesta de juego realizada por los foráneos. Los del txoko se mostraron inciertos en algunas acciones defensivas, y poco acertados, en ataque, propósito ante el aro rival que además no terminaban de culminar. Al descanso Ordizia 23-Oiarso 29. En la reanudación los de Izagirre lo intentaron. Estuvieron más centrados y jugaron buenas posesiones de balón, pero los visitantes no vinieron a perder y se llevaron la victoria por 45 a 59.

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©DIARIOVASCO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x