Momento en el que la Policía francesa detiene a los borrachos.

Hora y media de retraso en el vuelo París-Bilbao por culpa de cinco pasajeros borrachos

16/03/2017 08:52 |0

«No se tenían en pie», comentan otros viajeros, testigos de cómo 15 gendarmes les hicieron bajar de la aeronave por orden del comandante

No son los primeros que se toman una copita antes de subir al avión. Pero seguramente son los últimos que han retrasado un vuelo por haber bebido. La verdad es que se trata de un problema más habitual de lo que se piensa. En esta ocasión, los protagonistas son cinco hombres que «hablaban ruso». Los testigos no pudieron comprobar su nacionalidad. Cualquier país negaría conocerlos con la melopea que llevaban como equipaje de mano.

Las víctimas de su euforia alcoholica, los otros pasajeros del último vuelo de Air France del pasado lunes, entre París y Bilbao, que no pudieron despegar hasta que quince gendarmes modelo armario ropero ayudaron a los achispados caucasianos a bajar a tierra. Hora y media de sainete, que poca gracia les hizo dado que eran ya las diez de la noche y había ganas de llegar a casa.

Uno de los agentes franceses habla con uno de los pasajeros ebrios.

Ya en Euskadi, y pasado el mal trago, los pasajeros han comenzado a contar la sucedido. Uno de ellos lo ha narrado a EL CORREO. «No pasó nada . No se comportaron de forma violenta, ni molestaron a nadie, más allá de que les costaba andar, hacían ruido y... que estaban muy borrachos, vamos», relata uno de los viajeros, residente en Vitoria. «La verdad es que todos les habíamos visto bebiendo en el 'duty free' antes de subir al avión. Era una alcoholemia muy importante», añade.

«Los 'rusos' (hablaban en ruso) estaban tratando de sentarse en sus asientos cuando una señora, cansada y preocupada por su estado, se lo comentó a una de las auxiliares de vuelo. La azafata se lo contó al comandante y el piloto salió de la cabina para hablar con los cinco hombres ebrios. Imponían por su tamaño y falta de coordinación. La conversación no llevó a nada y fueron invitados a abandonar la aeronave».

Tal y como relata el testigo con el que ha hablado este periódico, «no opusieron resistencia en ningún momento y cuando la policia subió al avión para pedirles que bajaran ellos les acompañaron tranquilamente». Eran 15 gendarmes los que escoltaron al séquito de Baco. Tampoco había mucha opción.

TEMAS

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©DIARIOVASCO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x