Lucas Eguibar, en el descenso del viernes.

«Ganar un oro delante de mi familia, un sueño»

SAN SEBASTIÁN 12/03/2017 08:58 |0

El donostiarra Lucas Eguibar lucha hoy en Sierra Nevada por llegar a lo más alto en el Mundial de Snowboard

. Hoy es el gran día para Lucas Eguibar. El rider donostiarra está a cuatro pasos de convertirse en campeón del Mundo de SnowBorder Cross en los Mundiales que se están celebrando en la estación granadina de Sierra Nevada.

A partir de las doce del mediodía (Eurosport-2) se dará el pistoletazo de salida a las pruebas finales, donde Eguibar buscará subir a los más alto del cajón. El guipuzcoano, a pesar de arrastrar unos problemas físicos en su espalda, está muy confiado en sus posibilidades. «Quiero el oro», dijo ayer en su día de descanso antes de la dura jornada que se le avecina hoy. «Me veo en el podio. Ser campeón del mundo estará muy difícil. Aunque he luchado mucho para esto. Creo que estoy en un momento muy bueno. He ganado pruebas de la Copa del Mundo, hice segundo en la calificación... creo que estoy ante una de las carreras más importantes; y en la que mejor resultado puedo lograr», desveló el donostiarra en declaraciones a Efe.

Además, el campeón de la Copa del Mundo en 2015, no estará solo en la montaña nazarí. Familiares y amigos se han desplazado para darle calor en este día que puede ser histórico tanto para él como para el deporte guipuzcoano. «Sería un sueño. He soñado muchísimo con una medalla de oro y con mi familia delante. Ojalá lo logre. He trabajado muy duro para estar aquí y para conseguirlo, así que, por una parte, me lo merezco. Pero también se lo merecen los demás, que han trabajado igual que yo. Habrá que darlo todo».

Circuito de memoria

Antes de calzarse la tabla, ajustarse el casco y las gafas, mirar a los ojos a los rivales; se suele visionar lo que puede ser la carrera. Qué obstáculos habrá que solventar y hasta dónde puede llegar cada uno. «La primera visualización es la que ponemos siempre a nuestro favor. Así que me visualizo saliendo primero y tirando, en todas la rondas. Aquí competimos en 2013», relata el snowborder guipuzcoano. «El circuito era muy parecido, casi igual. Y en ese hice toda la carrera en solitario. Salía el primero y me iba, hasta que me derribaron en la final. Ahora voy a intentar hacer lo mismo. También te visualizas en el polo opuesto, saliendo el último, cuando los rivales te atacan y demás».

Por las características del recorrido, Eguibar sabe que si no tiene opción de encabezar la prueba y poner tierra de por medio entre él y sus cinco rivales, puede tener opción de cambiar la forma de la bajada. « Creo que voy a hacer una buena carrera. Tengo tiempo para adelantar. Es una bajada de un minuto y diez segundos. Y hay mucho tiempo, para adelantar y para esperar», confesó Eguibar. El donostiarra tiene claro que, aunque el metal más preciado es el oro, colgarse una medalla sería todo un éxito. «Sí la firmaría. Porque una medalla, aunque fuese de bronce, significaría muchísimo, en un Mundial. Y más en uno en casa».

Serán algo más de dos horas intensas ya que en esta modalidad de Snowborder Cross Individual las opciones de empujones, cruces y percances durante la bajada son muchas. Eguibar es consciente de ello y deberá ser el más astuto de todos para no verse involucrado en ningún enganchón que puede ser fatal para sus aspiraciones a medalla. «Hay que ser un poco listo, también», asegura de forma socarrona. «Por una parte, lo que voy a intentar este domingo es tirar y alejarme; y no pelear con los rivales. Porque si peleas, gastas más energías. Pero, como decía, todos vamos a intentar hacer eso», concluyó el donostiarra quien tiene hoy una cita con la historia.

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©DIARIOVASCO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x