El atleta etíope Jonah Kipkemoi, ganó contra todo pronóstico la prueba barcelonesa.

Jonah Kipkemoi, la 'liebre' que soñaba con ganar la maratón para montar una granja

14/03/2017 10:48 |0

El atleta paralímpico, de 28 años, vencedor por sorpresa en la maratón de Barcelona tiene un sueño: comprar vacas para alimentar a su hijo de seis meses

La 'liebre' se convirtió en galgo. Jonah Kipkemoi Chesum no tenía en mente terminar la maratón de Barcelona. Nunca había acabado una. Había sido contratado por 3.000 euros para hacer de 'liebre' y marcar el ritmo a los favoritos para que llegasen en el tiempo previsto a la meta, pero, contra todo pronóstico, se impuso en la carrera barcelonesa. Y así, con tesón y capacidad de sacrificio, el atleta paralímpico cambió el final de la conocida fábula de la liebre y la tortuga.

Chesum debía completar los primeros 35 kilómetros para acabar retirándose antes del final de la carrera, sin embargo, al verse con fuerzas y comprobar que los atletas a los que teóricamente tenía que ayudar estaban fuera de juego, el keniano de 28 años decidió meter una marcha más y culminar, triunfal, el primer maratón de su vida. Alcanzó los 42 kilómetros en 2 horas 8 minutos y 59 segundos. Una victoria que le reportará 10.000 euros más. De haberlo hecho por debajo de las 2.07, el premio se habría doblado. Pero a él no le importa. «El de hoy era mi primer maratón. He corrido algunos medios maratones y me han ido bien. La verdad es que no esperaba esta marca. Estoy realmente sorprendido», dijo emocionado al llegar a meta.

Su triunfo sorprendió a todos, pero más conmovió su historia. Kipkemoi aguantó el ritmo e ignoró el cansancio porque perseguía un sueño. El dinero conseguido por el atleta de 28 años, 13.000 euros en total, será destinado a comprar una granja. Estará en Itén, la localidad del Valle del Rift (Kenia) donde ha vivido siempre. Y tendrá muchas vacas para poder alimentar a su hijo de seis meses. «Cuando salí del hotel no sabía que sería el vencedor del maratón de Barcelona porque ni siquiera tenía previsto acabarlo. Pero en el kilómetro 35, al verme solo en cabeza y con fuerzas, es cuando he decidido seguir hasta el final», agregó.

Kipkemoi personifica todo un ejemplo de superación. De niño, se vio envuelto en un terrible incendio que tuvo secuelas físicas para la parte derecha de su cuerpo y dejó su mano diestra visiblemente deformada. Por este motivo, se le considera como un atleta paralímpico y bajo esa condición compitió en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, en las pruebas de 800 y 1.500 metros y en la categoría T46. El año pasado se le cambió la categoría, de tal manera que sólo podía competir en pruebas de velocidad y salto de longitud, así que decidió dejar de lado los Juegos Olímpicos de Río y se decantó por carreras de larga distancia.

Ahora, con esos 13.000 euros que se llevará de vuelta a Itén, podrá revertir un pasado duro que se le complicó desde muy pequeño y ofrecer una vida mejor a su hijo de seis meses.

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©DIARIOVASCO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x